Los derechos reproductivos y las mujeres

Imagen 1

El derecho humano a la salud, reconocido en varios instrumentos internacionales de derechos humanos, así como a nivel constitucional, en términos generales se refiere al derecho de las personas a tener acceso a establecimientos, bienes y servicios de salud, así como a la libertad de tomar decisiones sobre el propio cuerpo, por ejemplo: poder elegir entre uno y otro tratamiento o medicamento para el manejo de una determinada condición de salud.

 

La salud reproductiva es un derecho humano también, y es un componente fundamental del derecho humano a la salud en lo general. Tiene que ver con el derecho a tomar decisiones libres e informadas respecto a la reproducción: decidir si se desea (o no) tener hijos, el número de ellos y en qué momento, así como la manera en la que se desea tenerlos (por ejemplo: las condiciones del parto, o bien, recurriendo a técnicas de reproducción asistida).

 

6f5f0d994d690e33011c9ca4f81851c3Para poder hacer realidad lo anterior es necesario tener acceso a información en materia sexual y reproductiva actualizada, a centros de salud, personal médico calificado, medicamentos – entre ellos una amplia gama de anticonceptivos–, a precios accesibles y sin sufrir discriminación. Todo lo anterior está obligado a proporcionarlo el Estado.

La importancia de que las mujeres se apropien del significado de los derechos asociados a la reproducción no es menor: imaginemos a una joven que en la medida en la que tenga acceso a información y educación en la materia, estará en condiciones de tomar decisiones fundamentales respecto a su proyecto de vida –quizá terminar sus estudios universitarios o perseguir algún proyecto personal–; otra mujer estará empoderada para exigir una atención de calidad durante el cuidado de su embarazo, tendrá más posibilidades de decidir cómo será su parto y, en caso de sufrir algún tipo de maltrato durante el mismo (es decir, violencia obstétrica), podrá detectarlo y en dado caso, exigir justicia.

 

Por otro lado, en el ámbito de la conciliación entre la vida laboral y la personal, la persistencia de estereotipos de género resulta injustamente en que las tareas de cuidado de niñas, niños y personas adultas mayores aún sigan recayendo en mayor parte en las mujeres; además, el acceso a guarderías y centros de cuidado no es universal y tiene criterios discriminatorios. Esto tiene el efecto de que muchas mujeres tengan que ocuparse en dobles o triples jornadas de trabajo, lo cual acorta o anula el tiempo que pueden destinar a otras actividades.

 

Estamos lejos todavía de ver materializados estos derechos, sin embargo, es necesario conocerlos y apropiarlos como primer paso para reivindicarlos y exigir condiciones de vida justas para todas las personas.

 

Los Derechos Reproductivos y Las Mujeres

 

banner karen luna

Topics: derechos reproductivos, derechos de la mujer, Política, feminismo, Liderazgo