Palabras finales de CITEK Forum 2017 por la Dra. Elena Espinal

 

Dra. Elena Espinal

 

Master coach y reconocida conferencista.

Doctora en Odontología, máster en Patología y Lic. en Psicología.

Pionera en el uso y la creación de la cultura del coaching ontológico.

Master Coach de la International Coach Federation y de la AAPCC.

Miembro del comité de ACTO (Association of Coach Training Organizations).

 

Estas fueron las palabras con las que la Dra. Elena Espinal cerró el día de hoy la cuarta edición de CITEK Forum:

 

Comenzamos el día de ayer con una invitación: A escuchar con generosidad, con apertura, aún aquello que no coincidiera con nuestras ideas.  Una invitación también a ser partícipes necesarios en la construcción de un futuro que no existe como tal, sino que es creado por algunos hombres, varios de ellos hemos tenido el honor de escucharlos estos días.

 

No son hombres sustancialmente especiales porque tengan más capacidades, estudios o hayan nacido con alguna estrella especial. Son hombres y mujeres como nosotros que simplemente, han decidido hacer uso de su poder personal, de su capacidad de comunicar, de innovar, y desde su altruismo, buscar dejar un mundo mejor para los demás.

 

Ese futuro nos incluirá a muchos de nosotros, y como dijo Alvin Toffler, algunos crearán la ola que surfearán, otros buscarán alcanzarla, y otros haciendo burbujas se quedarán preguntándose qué pasó.

 

Comenzamos la mañana de ayer escuchando a Thomas Friedman, donde nos mostró cómo en el año 2007, se produjo una eclosión de energía de cambio que transformó la interpretación del mundo en el que vivíamos: Desde la presentación del primer IPhone de la mano de Steve Jobs, el desarrollo de la nube (a la que llamó Supernova), la aparición de Kindle, Air B & B, el comienzo de la explotación del shale, twitter y Facebook…. Entre muchos otros, que fundamentalmente alteraron el poder en el mundo. Ya el mundo no sólo era de los poderosos, que antes debían construir por años su poder y cuidarlo, sino que ahora, cualquiera puede usar su poder personal y desde allí construir su influencia y un futuro: Mark Zuckerberg que inventó Facebook, los que desarrollaron Uber, después de estar parados en uno de los pisos de la Torre EIFFEL e imaginarse qué lindo sería bajar y tener un taxi esperándolos… Apareció un poder social, una capacidad de reunirnos aún sin conocernos, sin precedentes. Una capacidad de influir, antes desconocida, y no relacionada a ninguna autoridad ni saber especial.

 

El mundo cambió y es el momento de preguntarnos honestamente: ¿Dónde estuve? Entre los que crearon la ola, los que se adaptaron, o los que se quedaron preguntándose qué pasó después del revolcón. Sin embargo, aquí estamos.

 

Esta experiencia puede marcar nuestro futuro, porque no nos están pidiendo permiso para innovar y reinventar el mundo en el que vivimos. La capacidad de aprender es más valiosa que el saber. Saber no es lo mismo que sabiduría. Si no, con todos los libros que hemos leído seguramente hubiéramos llegado más lejos. La sabiduría, pasa ese conocimiento por el cuerpo, por la experiencia, se hace carne en cada acción cotidiana, en cada respuesta que damos, y nos lleva a cambiar la mirada sobre el mundo y sobre los otros.

 

A la pregunta de nuestros padres ¿Qué quieres ser cuando seas grande?, se nos propone cambiarla para nuestros hijos por ¿Cómo querrías ser cuando seas grande?, porque existe la posibilidad no sólo de desarrollar competencias, sino fundamentalmente de desarrollar sensibilidades que nos permitan flexibilidad, resiliencia, menos ataduras, frente a quien creemos que somos, y más cercanía a otros a través de valores como la familia, y la comunidad a la que pertenecemos.

 

Personalmente, y diciendo otra obvia verdad, no he nacido en México. Nací en la Argentina, pero elegí ser mexicana y hace 20 años que esta es mi casa. Una tierra de la que me siento orgullosa de pertenecer, profundamente acogida, generosa en sus regalos. Los más importantes, 5 nietos.

 

citek6-1.png

 

Vivimos en dos Méxicos, como escuchamos en la mesa de negociación del NAFTA: Uno que crece, que es ambicioso, que no pide clemencia sino acepta competir junto a los grandes, y otro, que a veces se nos enrostra en su precariedad y del que tenemos que hacernos cargo. No son pobres porque tienen un mayor componente indígena (Friedman nos dijo que la historia y las tradiciones nos dan raíces), sino que son pobres, porque no les hemos enseñado a crear posibilidades. Posibilidades que, por ejemplo, vieron hechas realidad los niños de 16 comunidades, que ayer se sintieron aplaudidos y admirados por todos nosotros, por su interpretación en la orquesta.

 

Escuchamos posiciones poderosas, no negociables, como dijo Luis de la Calle: llama la atención que quien parecía el grande, sea el que diga que quiere cuidarse de nosotros. Escuchamos que hay realidades difíciles de dar marcha atrás en 4 años, y que México está preparado con otros 11 acuerdos internacionales con 42 países, y que puede tener muchos más. En el TLCAN, EU puede retirarse, pero México y Canadá pueden seguir adelante.

 

De parte de la posición oficial, los siguientes 20 años, serán dedicados a reducir los costos de la logística internacional. Generar una política de comercio inteligente y responsable, incluyendo lo laboral y lo ambiental, agregando mecanismos que permitan la introducción de las PYMES, logrando su internalización e incluyendo el tema de género;

Buscando certidumbre al comercio y la inversión, para que los inversionistas se sientan seguros.

 

Hoy el gobierno nos invita a soñar, porque reconocer la incertidumbre da la posibilidad de hacernos cargo de crear el futuro que queremos. El cambio fundamental de dejar de ser un país petrolero, para innovar en otros dominios. Las promesas hechas frente al G20, se han cumplido generando confianza, tanto en la política fiscal como en la monetaria. Donde ha crecido el crédito con mejores condiciones para el ciudadano.

 

Comprendimos que los niños mexicanos que hoy comienzan la escuela, tendrán la posibilidad de una formación diferente basada en el aprender a aprender, a formular hipótesis, a desarrollarse en la capacidad de relación con otros y a reconocer sus emociones; que puedan comunicarse en inglés y español, y en homenaje a las raíces,  para aquellos que tienen otra lengua materna local, la puedan mantener con orgullo.

 

Vimos que la reforma energética permite un engrandecimiento de las posibilidades de explotación geológica y atrae inversiones al país, no sólo en petróleo sino en gas y que esta reforma afecta no sólo a la producción sino que modifica radicalmente la manera de proceder con transparencia y de producción de ahorro para las jubilaciones de México.

 

Hemos escuchado una preocupación del Gobierno de Guanajuato, que junto a la UNESCO han declarado al 2017 como el Año de la Innovación. Han logrado el primer lugar a nivel de proyecto apoyados por el CONACYT, tercer lugar en la solicitud de propiedad intelectual del país, y la creación de biocombustibles e inversión en energías alternativas. Se han enviado más de 10,000 jóvenes al exterior para que adquieran mentalidad global.

 

 

Aprendimos que pertenecemos a una red de internet global, localizada económicamente y culturalmente, en Sylicon Valley.

 

Con Peter High y su panel nos adentramos en el desarrollo de la industria 4.0 en donde el resguardo de la información y la digitalización al servicio del cliente está invadiendo distintas propuestas en la medicina, la gestión, la producción y la aviación, entre muchos otros, generando ahorros, eficiencia a las empresas y calidad a los clientes.

 

Ramesh Srinivasan, nos invitó a pensar en generarnos como una potencia, y donde además la promesa del internet pueda llevar al desarrollo de los países del sur. Las grandes compañías de medio social, no crean contenido. Uber contrata a trabajadores independientes, las máquinas harán el trabajo de transporte y el de los agricultores, de la misma manera que nos analizarán e influirán en nuestras emociones y decisiones.  

 

Revisamos con Iván Pelayo la cuarta revolución que integra la digitalización como parte del proceso uy cómo podemos capitalizar esta digitalización, descubrimos todas las ventajas para a optimización, la reutilización y la mejora continua. La digitalización nos permite reforzar la comunicación haciéndonos más fuertes para tomar las mejores decisiones.


Abhi Ingle nos mostró que la información es la base para el desarrollo, ATT está creando interconexión en la nube. Nos mostró cómo transformar los negocios, re pensando los productos, repensando nuestras operaciones, para que redunden en repensar y ofrecer las mejores experiencias a los clientes.  

 

Adnan Massood, nos conmovió mostrando como la inteligencia artificial puede devolver un espacio fundamental a quienes tienen alguna limitación. Nos invitó a ver a la tecnología no como un enemigo, sino como parte de la solución.

 

Hemos escuchado hablar de Latinoamérica con una honestidad desnuda y cruda: Nuestra búsqueda con movimientos bruscos de timón, el mea culpa de la demagogia, el populismo, la corrupción, y cómo en consecuencia, se han producido desarrollos desparejos en vez de avanzar juntos, como un bloque. Hemos escuchado cómo América Latina no está haciendo la tarea necesaria para preservar la relación de trabajo con el desarrollo de los países.

 

El posible descuido de los mayores, a pesar de haber trabajado y ahorrado durante toda su vida. La cantidad de jóvenes sin trabajo y sin esperanzas, las mujeres ganando menos que los hombres.

 

Ramón Muñoz nos hizo tomar contacto con la innovación desde la reinvención. La innovación pasa a ser un pilar de los negocios.

 

Comprendimos que es posible que cambie seriamente el empleo, que se pierdan muchos de los empleos que hoy se conocen, pero que también existirán nuevos, nuevas profesiones que aún ni siquiera hemos imaginado. Que la escuela y la empresa irán de la mano en la formación continua de la gente y en su constante transformación.

 

Entre los retos de aprendizaje y de soltar el pasado, escuchamos a Jacob Morgan, trayendo una manera de mirar el valor de la experiencia de los empleados al trabajar para una compañía. En una época donde cada vez más, los que se agregan al mundo laboral no están dispuestos a sacrificarse hoy para tener algo mañana, parece que el rendimiento de las empresas que se ocupan de su gente cuidando una cultura de reconocimiento y valoración, una tecnología amigable y un espacio físico acogedor que refleje los valores de la compañía.

 

Se acabaron los esclavos, como empleados, y los conductores de carretas, en vez de managers, para entrar en una cultura de cercanía, de generación de confianza y de compromiso en vez de control.

 

Hemos escuchado hablar de un México poderoso, que se está haciendo responsable del cambio que tiene que hacer, sabemos ahora que se reconoce lo que nos falta y todo lo que nos falta en cuanto a generar relación y hacerlo como una Latinoamérica unida.

México es la tierra, sus montañas, el agua que tiene en su territorio, sus mares, el 10% de la biodiversidad del mundo, y sobre todo los mexicanos que lo habitamos. A la grandeza de cada mexicano le toca sumar para este futuro.

No se cómo se sentirán Uds. Basándome en que es difícil que estando dentro de este grupo social mi estado de ánimo sea muy diferente al de Uds, hoy me siento orgullosa. Orgullosa de ser mexicana, de haber elegido esta tierra bendita, de observar su crecimiento, la inteligencia acumulada por la suma de tantos mexicanos trabajando para que vivamos mejor, de saber que hay algunos que están pensando más allá de sí mismos, para dejar un mejor lugar para nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos, los hijos de los hijos de nuestros hijos. De sentir su pasión cuando hablan, cuando comparten con generosidad lo que saben, que hay extranjeros enamorados de esta tierra que aceptan gustosos venir, que hay gente como el Lic. Fox y su esposa, que siguen haciendo y soñando por engrandecer a México y a los mexicanos, por que sigamos gozando de su cultura, su música, su comida, el tequila, que la comparten con orgullo.

 

Esta renovación, no puede ser tan difícil. Pertenece a nuestra historicidad. No hubo crisis frente a la cual, los mexicanos no hayan mostrado su casta. Todo tipo de crisis, incluidas aquellas en donde la naturaleza nos mostró su poder y quién es el dueño del lugar donde habitamos.

 

Hasta algunos de sus pueblos originarios han sido las culturas más avanzadas de América.

Los tarahumaras, rarámuris que aún habitan las montañas de Chichuahua, entre sus leyendas, reconocen en su comunidad a una mujer mayor, a la que llaman la huesera. Su función es recoger los huesos de los lobos muertos y que fueron desparramados por los animales. La huesera recoge con esmero los huesos y arma el animal, como quien arma un rompecabezas. Luego se sienta cerca de su cabeza y comienza a soplar suavemente en la nariz. Por momentos hace un sonido como si cantara, y sopla nuevamente. ¿Cuánto tiempo lo hace? No se….. Lo hace….. A veces, ocurre que entre el aire en la nariz y el canto los huesos comienzan a llenarse de carne, y la carne a cubrirse de piel y de pelos. En algún momento, el lobo suspira… Luego su respiración comienza a tomar un ritmo, y abre los ojos, y poniéndose de pie, se sacude, y sin siquiera mirar a la huesera, se da vuelta y se va corriendo.

 

La huesera creyó en el lobo. Creyó que valía la pena dar la oportunidad de comenzar una vida nueva, y hay algunos lobos la tomaron, la pueden tomar y volver a vivir….

 

Los mexicanos hemos soplado en las narices de otros mexicanos que se han caído, y les hemos dado la posibilidad de volver a elegir, de volver a la vida, de volver a su grandeza. Ojalá, unidos en la solidaridad que es evidente frente a cada llamado de la naturaleza, lo sigamos haciendo.

 

 

Topics: San Cristobal Center, CITEK Forum, Centro Fox, elena espinal